lunes, diciembre 05, 2011

Eddie López, los Gamma y Fernando Clemente

Foto de Noticel. Unica foto de "Clemente" disponible. Posando junto con su hijo Roberto.



Ojo: Aquí estoy añadiendo material que no fue publicado en el artículo original por razones de espacio.


EDDIE LOPEZ, LOS RAYOS GAMMA Y ENTRANDO POR LA SALIDA
ENTREVISTA A FERNANDO CLEMENTE


Por Carmelo Ruiz Marrero
En Rojo/Claridad, 28 de febrero 2003

¿Cómo hacer un En Rojo dedicado a la comedia sin entrevistar a Fernando Clemente? El señor Clemente, humorista inmisericorde y azote del anexionismo vendepatria, lleva 17 años publicando regularmente la columna satírica "Entrando por la Salida", que para el gozo de sus admiradores y consternación de sus críticos y detractores, es la parte más leída de este semanario.

Temido y detestado por algunos, admirado y querido por otros, la identidad de este superhéroe/antihéroe del terrorismo literario sigue siendo un misterio. Vive entre nosotros, más anónimo y underground que Filiberto Ojeda, como un Clark Kent de las letras. El otro día le expresé mi interés en entrevistarlo para este ejemplar especial de En Rojo, a lo cual asintió con entusiasmo.

Hablamos por mucho rato de su columna y de la comedia en general, pero volvíamos una y otra vez a la figura de Eddie López. Su influencia sobre la sátira política y social puertorriqueña fue profunda y decisiva, y lo sigue siendo aún a 32 años de su fallecimiento.


Fernando Clemente: Eddie López es mi máxima inspiración. El hizo su obra en cuatro años, entre 1967 y 1971. Comenzó su obra satírica en el San Juan Star, por eso es que escribió sus mejores columnas en inglés, y después de eso siguió para (el programa televisivo) Esto No Tiene Nombre.

La primera vez que ví a Eddie fue en el viejo show de Tommy (Muñiz), donde Tommy lo entrevista. Fue una entrevista comiquísima, uno de los mejores programas de entrevista que ví en mi vida. En ese programa Eddie dio a conocer algunas de las cosas que saldrían en El Efecto de los Rayos Gamma sobre Eddie López.

Carmelo Ruiz: ¿Como cuales?

FC: Ahí fue cuando oí por primera vez las Bienaventuranzas. Una de ellas es la que uso (al principio de) mi columna, la que dice "Bienaventurados los boca abajo..." Había otra que decía "Bienaventurados los que se maman el dedo porque ellos siempre estarán hartos." Y la última era "Bienaventurados los pendejos, porque ellos sí que se lo merecen." Lamento no recordar las otras. También Eddie presentó las Letanías de San Luis, dedicadas a (Luis) Muñoz Marín.

Poco después, Eddie se une a Esto No Tiene Nombre. Los libretistas entonces eran Jacobo (Morales), Eddie, "Shorty" Castro, y Tommy a veces. Eddie a veces hacía un personaje vestido de hippie.

CR: Me acuerdo en ese programa de Carmen Belén Richardson haciendo de una lookalike de Angela Davis. Yo era un nene entonces y me daba más miedo que risa ese personaje, siempre de mal humor y vociferando a la cámara.

FC: Bien Black Power ese personaje. ¡Una vez apareció vendiendo un periódico llamado Oscuridad!

******

FC: Sunshine Logroño entró a los Gamma cuando se revivieron en 1980. El trae toda una dimensión nueva, nuevos estilos de comedia. Su lenguaje corporal, con un simple gesto ya ponía la gente a morirse de la risa. Sunshine sabe meter la crítica social con vaselina, por la cocina. Y la gente ni se da cuenta.

A nivel de sátira política, los Gamma eran algo que nunca se había hecho antes en Puerto Rico. Son sátira política y social desde su mismo comienzo. Si vas a hacer sátira en un país tan politizado como éste, el grueso de tu material va a ser político por definición porque en este país la política lo permea todo. Y de todos modos hay más tela que cortar con las jodiendas que hacen los políticos que con las que hacen otros grupos en la sociedad.

Y no es aquí nada más. En Estados Unidos en el standup comedy, como Jay Leno- o antes que él Johnny Carson- casi siempre cogen de punto a los políticos. Y lo mismo vemos en Saturday Night Live. ¡Y ni hablemos de Europa! Con cable TV puedes ver toda esa comedia que se hace en Estados Unidos, o con antena de satélite, ¿Cómo es que se llama eso?

CR: Silverio TV.

FC: Eso mismo.

CR: En Estados Unidos si eres político y Jay Leno o David Letterman te mencionan en sus monólogos, estás hecho. Es un símbolo de status para esa gente.

FC: ¡Exacto! Allá eso es estar "in". Pero aquí cuando empezaron a salir los Gamma comenzaron en televisión, un montón de gente se ofendía.

Esto No Tiene Nombre
no era un programa enfocado a la sátira política pero entre ratos se tiraban una que otra cosa indirectamente política. Las pocas veces que lo hicieron les cayeron encima cartas de gente pidiendo que no se metieran en politica.

En el programa salía un personaje que era el padre llamado Elpidio La Plata, que lo hacía Paquito Cabañas. Y aquí hubo por eso grupos religiosos conservadores escandalizados. Una generación después, los pentecostales se ofendieron con el Hermano Emanuel de Sunshine. Y creo que Sunshine les contestó muy bien. El les dijo: "yo no estoy criticando la religión ni las ideas religiosas, critico a los que
charlatanean con eso".

CR: ¿Ves que la influencia de Eddie López ayudó a romper el hielo en torno a la sátira política?

FC: Sí. Lo empezó Eddie pero en realidad quienes tuvieron el impacto fueron los Gamma. En los doce años que duraron en televisión ellos lograron hacer
politicos ir all
í, incluyendo a Carlos Romero Barceló. Él mismo pidió ir a los Gamma. ¡Y eso que Romero y el PNP habian hecho lo indecible por sacar a los Gamma
del aire! Y máxime cuando era durante las vistas del Cerro Maravilla, que ellos satirizaban.

Y hubo hasta amenazas de bomba en el canal 7 cuando ahí salían los Gamma y don Tommy era dueño de la emisora, y ven
ía la división de explosivos de la Policía con sus perros.

Ahora, cuando digo PNP no me refiero a la mayoría del pueblo estadista. Al decir PNP me refiero al liderato, el corazón del rollo.

CR: El rebaño atolondrado, la turba.

FC: Eso mismo.

CR: En 1979 yo escuchaba el programa radial mañanero de Moon Shadow en Radio Rock. Me parecía tan cómico e ingenioso, y me asombraba al ver todo el material originalísimo que producía todos los días. Pero con el pasar de los años me comenzó a parecer grosero, vulgar y nada de gracioso. Dígame, oh maestro de la sátira, ¿Es que yo he cambiado con los años o es de verdad que la comedia aquí en Puerto Rico se ha convertido- con honrosas excepciones- en una porquería?

FC: Yo creo que ambas cosas tienen algo de cierto.

Mira, para entender la distinción entre la elegancia y la vulgaridad al tratar temas sexuales en la comedia hay que hablar de Diplo, uno de los grandes de la comedia boricua.

Diplo abordaba el sexo con picardía y sin mal gusto ni groserías. No hay nada malo con el doble sentido y las connotaciones sexuales si sabes manejarlas con elegancia. Diplo era el negrito ajentón jaiba que hacía todo un jueguito de connotaciones sexuales. Eso no es nada vulgar, sino un humor más cerebral que deja cosas a la imaginación. Porque si no dejas nada a la imaginación, ¿Dónde está la sorpresa?

El elemento sorpresa es muy importante y Diplo lo sabía. El dio una conferencia en los 50 en el Ateneo, titulada "Por qué se ríe la gente". Él dijo que uno se ríe por dos cosas básicamente: por el final sorpresa del chiste o porque "menos mal que a mí no me pasó eso".

CR: Llevas 17
años haciendo Entrando por la Salida. Multiplica eso por 52 columnas al año y ¿cuántas columnas son? ¿Qué crees de publicarlas en libros o mejor en un CD ROM, "El Clemente Interactivo"?

FC: Oye, eso estaría muy bueno!

CR: ¿Cómo nació Entrando por la Salida?

FC: Surgió de una conversación con Carlos Gallisá. Dijo que hacía falta en Claridad una columna de humor. Y yo dije que sí, para que así deje de parecerse tanto a Pravda y Granma.

CR: ¿Cómo respondes a los compañeros que dicen que eres vulgar y chabacano?

FC: Son vulgaridades porque las escribe Fernando Clemente, pero si las escribe Camilo José Cela o García Márquez entonces es ch
évere. No me comparo con el Gabo, pero él puede escribir coños y carajos ¿y yo no puedo? Creo que quien mejor explicó eso fue Luz Nereida Pérez en una de sus columnas sobre malas palabras, en la que explicó que no hay malas palabras.

Yo sé que doy duro y se que hay gente que le molesta. Quizá no le moleste tanto el contenido. Me refiero a gente del lado de acá, que les gusta lo que hago y est
án básicamente de acuerdo, pero que no use la palabra coño. Pero no hay más que mirar los programas de entrevista en la TV española. ¿Y cómo la gente habla aquí en la calle?

Yo no pretendo que le guste a todo el mundo. S
í que pretendo que la gente le dé casco a lo que yo escribo. Para mí el que la gente se ría no es el fin, es el medio. Si puedo concientizar, dejar saber mi sentir y a la vez hacer reír, perfecto.

Hace unos meses estábamos un grupo de amigos, entre los cuales estaba Ana Lydia Vega. Yo estaba alabando a Ana Lydia, una de mis escritoras favoritas, de las mejores del mundo entero. Y ella me dice "Ay, déjate de pendejadas, porque yo no podría hacer lo que tú haces. Si yo escribo una columna al mes, y me da tanto trabajo. Yo no sé cómo tú puedes semana tras semana por tantos años".

No es para compararme, porque Eddie López y Nemesio Canales son mejores escritores que yo. Eran más finos, elegantes y diplomáticos, yo no soy nada de esas cosas. Yo quiero ser más razpao, más pueblerino.

Etiquetas: , , , , , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal