domingo, noviembre 24, 2013

Energías renovables y decrecimiento

ENLACE:
http://alainet.org/active/68561&lang=es


Carmelo Ruiz Marrero
29 de octubre 2013

EXTRACTO:

¿Pueden las energías renovables sacarnos del aprieto ambiental y energético mundial en el que estamos? Sí y no. La respuesta a esa pregunta depende de las premisas sociales y económicas que uno adopte. Si uno presume una economía mundial que crece sin parar y por ende una demanda energética per cápita que aumenta eternamente, si uno presume que el espiral de consumo y desperdicio continuará ascendiendo para siempre, entonces las renovables no son opción viable.

Pero si podemos plantear y visualizar una economía sin crecimiento, en la que se reduce el uso de energía y recursos materiales con miras a paulatinamente reducir nuestra huella ecológica colectiva, entonces las energías renovables sí tendrían un lugar en el futuro. Pero no hace falta un Nobel de economía para ver que el decrecimiento económico va a contrapelo de todos los modelos económicos vigentes, sean keynesianos, neoliberales, reaccionarios, progresistas o desarrollistas. Los modelos actuales se riñen en cuanto a cómo lograr el crecimiento económico, pero todos concurren en que tal crecimiento es bueno e incuestionable.

Desafortunadamente todos los gobiernos del mundo, irrespectivamente de ideología, parecen empeñados en hacer lo mismo: extraer todos los recursos naturales a su disposición hasta no dejar nada. En todos los países del mundo los defensores consecuentes de la ecología están en la disidencia, ya sea en Estados Unidos, Rusia, Ecuador o Puerto Rico. Se hace cada vez más urgente el crear espacios donde discutir y desarrollar ideas que realmente puedan garantizarnos nuestro futuro como especie: el decrecimiento, el post-extractivismo, la economía ecológica, la ecología social, la agroecología y la soberanía alimentaria, entre otras propuestas prometedoras.  

Etiquetas: ,

1 Comentarios:

Anonymous Camino a Gaia dijo...

Es cierto que los modelos económicos actuales apuestan por el esquilmado de los recursos, pero además de esto y en lo que a la crisis energética ya declarada se refiere, nos llevan a un colapso general del sistema productivo. Esto es debido a que las estructuras e infraestructuras que se construyen están diseñadas para aprovechar un determinado tipo de energía y no otra, y lo mismo ocurre con su uso y prestaciones. Eso incluye la concentración de la población en grandes ciudades, lo que representa la dependencia de la necesidad mas básica, el alimento, de recursos finitos y necesitados de grandes distancias de transporte. Panorama sombrío donde los haya.
Un saludo

6:34 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal