viernes, julio 29, 2005

En esa recóndita y selvática región de Chiapas y de México, lugar donde se incubó, se gestó y se resguarda el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, se está dando en estos momentos una intensa y sorda pugna por el control del territorio de la Reserva de Montes Azules y de sus valiosos y estratégicos recursos naturales (agua y biodiversidad, principalmente); lucha desigual que enfrenta a pueblos indios tzeltales, tzotsiles, choles y tojolabales, organizados alrededor o cercanos a la resistencia zapatista, con gigantescas corporaciones multinacionales (embotelladoras, agroalimentarias, farmacéuticas, constructoras y generadoras de energía)



Thursday, 28 July 2005
News Release

ETC Group today releases a new 48-page report on the geopolitics of nanotechnology. NanoGeoPolitics, offers an in-depth survey of the current state of nanotechnology policy debates ranging from regulatory initiatives to social dialogues and from G8 statements to CSO activism (civil society). ETC describes three main approaches being adopted by nano players: the so-called optimists, realists, and skeptics. Seven current issues/areas of rapid change and ample controversy are also discussed, including efforts to develop nanotech standards, safety protocols, the role of nano-ethicists and public relations firms, and more. In conclusion, ETC Group puts forward a civil society proposal to create a UN International Convention for the Evaluation of New Technologies (ICENT).

The full text of the 48-page report, with original cartoons by Reymond Page, is available on the ETC Group website in PDF format:


At the Gleneagles Summit earlier this month, the G(whiz)8 saw 'More Science' as the South's solution to poverty and global warming. Behind the scenes, the leading nano nations are rushing to set the rules for global nanotechnology governance.

Issue: Fearful that nanotech may face the same fate as biotech crops, the G8 used their Gleneagles summit to promote "new technologies" (including nanotech and biotech) as the magic bullet to "make poverty history" and to neutralize global warming. By hinting at the possibility of billions for science capacity-building in the South, the North hopes to make allies of South governments, scientists, development NGOs, and environmentalists. Meanwhile, the real action is behind the scenes where various government/industry and scientific institutions are rushing to negotiate what the EU hopes will become a nanotech "code of conduct"(but, in light of US opposition may turn into a "framework of shared principles") and lay down the global standards, regulations, and market modus operandi for the greatest industrial revolution society has ever (not) seen coming. Social policy is being replaced by science policy. In this Communique, ETC Group reviews the emerging nanogeopolitics landscape.

Impact: According to industry, nanotechnology will contribute to a commercial market exceeding $1 trillion by 2011 and $2.6 trillion (15% of global manufacturing output) by 2014 - 10 times biotech and equaling the combined informatics and telecom industries. OECD countries - convinced that technological convergence at the nano-scale is the "future" - are in an all-out race to secure economic advantage: health and environmental considerations are secondary; socioeconomic impacts will have to wait; regulations, if they can't be avoided, must be voluntary to keep the train speeding from lab to marketplace on track. By some industry estimates, the die will have been cast for the strategic shape of a New Nano Economic Order within the next 12 to 24 months.

Fora: In keeping with the G8's pro-poor science push, the European Commission in Brussels hosted a second meeting to consider a draft Code of Conduct / Framework of Shared Principles for nanotechnology. In march-step, the OECD is conducting meetings in Paris to hammer out a global regulatory approach to address nano's unresolved (and increasingly worrisome) health and environmental issues. Only the Macro-South (i.e., Brazil, China, India, Korea, Singapore, South Africa, Argentina, Mexico, etc.) usually attend these closed-door nano policy-setting meetings. To date, the UN and its specialized agencies have been sidelined. If all South governments hope to have a say in this technological upheaval, the role of converging technologies should be discussed during the Millennium Development Goals Assessment in New York Sept. 14-16 and by each of the specialized UN agencies as soon as possible.

Policies: With public confidence in both private and government science at an all-time low, full societal dialogue on nano-scale technological convergence is critical. It is not for scientists to "educate" the public but for society to determine the goals and processes for the technologies they finance. There is no need for a sui generis (and inevitably voluntary) code of conduct for nanotech, but there is need for a much broader and legally-binding International Convention for the Evaluation of New Technologies (ICENT). South governments negotiating commodity and manufacturing trade-offs at the WTO Ministerial in Hong Kong in December will be asked to give away sovereignty in exchange for market access for raw materials or finished goods that may quickly become irrelevant with nanotechnology's development.

For more information:

Pat Mooney: Ottawa, ON (Canada) +1 613 241-2267
Hope Shand: Carrboro, NC (USA) +1 919 960-5767
Kathy Jo Wetter: Carrboro, NC (USA) +1 919 960-5223
Silvia Ribeiro: Mexico City (Mexico) +52 5555 6326


miércoles, julio 27, 2005

Food, Consumer and Environment News Tidbits with an Edge!


In this issue



A new chemical study of umbilical chord samples from the American Red Cross has found that babies have an average of 200 known toxic chemicals in their blood, including mercury, fire retardants, pesticides and a chemical used in the production of Teflon, even before being born. The tests found that hundreds of chemicals, pollutants and pesticides are stored in body fat over a lifetime and then pumped from mother to fetus through umbilical cord blood. Overall, chemical absorption can be reduced by eating organic foods, and by reducing exposure to toxins at home and at work.


"Parents Magazine", one of the most influential parenting publications in the U.S., advised parents not to worry about pesticide residues in children's food in its recent August 2005 issue. In an article titled "Food Under Fire," the magazine belittles the benefits of organic foods as a myth, and endorses pesticides in foods as safe, stating: "there's no evidence that these chemicals, used at the low levels found in our food supply, are harmful to children." The author of the piece based his research on the opinion of a single "expert," never mentioning three decades of scientific evidence from academic, government and industry sources that states otherwise. The magazine serves as a "parenting guide" to more than 14 million subscribers. Read some related facts below, and write a quick letter to their editor here:


The U.S. Centers for Disease Control reports that one of the main sources of pesticide exposure for U.S. children comes from the food they eat.

According to the Food and Drug Administration, half of produce currently tested in grocery stores contains measurable residues of pesticides. Laboratory tests of eight industry-leader baby foods reveal the presence of 16 pesticides, including three carcinogens.

According to EPA's "Guidelines for Carcinogen Risk Assessment," children receive 50% of their lifetime cancer risks in the first two years of life.

In blood samples of children aged 2 to 4, concentrations of pesticide residues are six times higher in children eating conventionally farmed fruits and vegetables compared with those eating organic food.

(Sources and more facts here:


The July issue of the journal Bioscience reviewed a 22-year-long field study by the Rodale Institute which compared organic and conventional farming on similar plots of land with similar crops. The study found that in the initial five years of the study, the conventional crops (i.e. crops grown with pesticides and synthetic fertilizers) had slightly better yields than the organic crops. But during that same initial period, the organic farming practices were building up higher levels of soil mass and biodiversity which then allowed the organic land to generate yields equal to or greater than the conventional crops. The conventional crops collapsed during drought years, while the organic crops fluctuated only slightly, due to greater water holding potential in the organic enriched soil. The conventional crop also had pesticides leaching into the water at levels exceeding the EPA's safety limits. Over the 22 year period, the organic crops used 30% less fossil energy inputs than the conventional crops.


Three new studies reviewed in this month's issue of Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine show that the more time children spend watching television, the poorer they perform academically. One study was conducted at John Hopkins University, another in New Zealand, and a third at the University of Washington, wherein, over the course of a decade, 1,800 children participated in the study. Researchers found television leading to poor cognitive development, while access to a computer at home resulted in increased academic performance.


In a rather unexpected way, a team of biologists surveying biodiversity in the forests of Khammouan have "discovered" the first new mammalian species in 31 years. The team stopped in an area village food market and noticed the locals eating an unusual ratlike animal they called "kha-nyou." Upon analyzing the DNA, scientists have concluded the animal represents a species of rodent previously unknown to biologists.
(Source: Science News, Vol.167)

The National Council of Churches USA has launched a new initiative to fight "growing threats to our nation's public lands and associated resources." According to Methodist Rev. Dr. Bob Edgar, "We try always to respond to God's call to be stewards of creation." The initiative will mobilize people of faith around the issue of gas and oil development as it relates to land preservation.

Woodbury County, Iowa, has become the first in the nation to offer tax incentives to organic farmers. County Supervisors approved $50,000 for helping farmers convert from conventional to organic agriculture. "We think domestic (organic) food manufacturers are going to want a reliable domestic supply," said Woodbury rural economic director Rob Marqusee. "We know that people are making money. It might as well be us, too."



JAPAN: Japanese food safety regulators were shocked by a new Ministry of Agriculture study revealing that nearly half of Japanese confirmed mad cow cases would not have been discovered if the nation had been using U.S. testing techniques. Although the U.S. already has a shaky reputation internationally for its lax testing procedures for mad cow disease, consumers in Japan, formerly the largest overseas market for U.S. beef, were shocked to learn, that in 9 out of 20 cases, U.S. testing would have mistakenly allowed animals with the fatal brain-wasting disease to go to market.

U.S.: New evidence, obtained through the Freedom of Information Act, reveals yet another mad cow cover-up by the USDA. In this case, back in 2003, a cow with all of the symptoms of the fatal and contagious disease had brain samples tested, which mysteriously turned up negative. Newly uncovered USDA documents reveal that the agency knowingly tested the wrong part of the brain and made no efforts to do further testing.

UK: A select group of blood donors in the UK are being advised to get checked for vCJD, the human form of mad cow disease. Roughly one hundred donors gave blood to three people in 1993 and 1994. Those three people have since died of vCJD, and UK doctors say the chance the disease was transmitted via donated blood is quite high.

More Mad Cow Info:


The Central America Free Trade Agreement (CAFTA), the expansion of the North American Free Trade Agreement (NAFTA) to Central America and the Dominican Republic, will drive several million small farmers off the land—just as NAFTA has done in Mexico and Canada—as well as encourage U.S. corporations to outsource more jobs to low-wage sweatshops. We need Fair Trade as the global norm, not so-called Free Trade. Call your Congressional Representative toll free 1-800-718-1008. Ask to speak to the person who handles trade issues. Tell the office you want your Representative to vote NO on CAFTA and ask for a response email stating the Rep's position. For more information on CAFTA, please visit Public Citizen's CAFTA page


OCA's web forum and chat room


Please forward this publication to family and friends, place it on websites, print it, duplicate it and post it freely. Knowledge is power!

Help others learn about food safety, organics, and related topics. Place a link on YOUR website to Banners for your use -

Organic Bytes is a great tool for keeping your staff and customers up to date on the latest issues. Feel free to forward this email to your staff and print for posting on bulletin boards and staff break tables. You are also welcome to use this material for your newsletters. Within 24 hours of the release of each email version of Organic Bytes, an attractive print-friendly PDF version is posted and available for free download at


ORGANIC BYTES is a publication of:
6771 South Silver Hill Drive
Finland, MN 55603
Phone: (218)-353-7454 Fax: (218) 353-7652

Donate Now!

martes, julio 26, 2005

Las nuevas leyes neoliberales

Silvia Ribeiro

La declaración de Zirahuén del Congreso Nacional Indígena, Región Centro Pacífico, de junio 2005, rechaza "profundamente las leyes e iniciativas de ley que en los últimos meses el Estado mexicano ha reformado y creado para privatizar todo lo que se nace de la madre tierra y nuestros saberes tradicionales, a través de la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados, la Ley de Aguas Nacionales, la Ley de Propiedad Industrial, la Ley Federal de Acceso a los Recursos Genéticos y Biológicos, la Ley de Minería y la Ley de Consulta a Pueblos y Comunidades Indígenas". Rechaza también "programas dirigidos a la fragmentación y privatización de los territorios y la destrucción de la organización comunal, como el Programa de Certificación de Derechos Ejidales y Comunales (Procede y Procecom), el Programa de Pago por Servicios Ambientales y los ordenamientos territoriales de nuestros pueblos".

En la misma categoría hay otras leyes e iniciativas de ley (están en discusión dos iniciativas de Ley General de Protección al Conocimiento Tradicional de los Pueblos Indígenas), y muchas otras normativas y programas de gobierno. Cada una tiene aspectos negativos, pero lo más preocupante es el paquete general que conforman, que constituye una tremenda agresión y la legalización del despojo no sólo a los pueblosindios, sino también a campesinos, trabajadores, jóvenes, jubilados y muchos otros sectores de la base social.

Todas facilitan y legalizan la privatización de bienes colectivos y públicos, la destrucción de los ámbitos de comunidad en campo y ciudad y favorecen a los grandes capitales, sobre todo, transnacionales. Nunca son "nacionales": son adaptaciones de lineamientos y marcos jurídicos internacionales, viciados por el poder que ejercen las multinacionales en las instituciones internacionales.

El Procede es un espejo de la llamada "reforma agraria de mercado" promovida por el Banco Mundial (BM), la Ley de Aguas responde a los lineamientos de privatización de aguas del BM, igual que el "pago por servicios ambientales", una forma sofisticada de despojar a los pueblos del manejo de su territorio. Los lineamientos sobre acceso a recursos genéticos, conocimiento tradicional y bioseguridad responden al Convenio de Diversidad Biológica. Todos subsumidos en los ordenamientos rectores de la Organización Mundial de Comercio, que al decir de su director en 1996, "escribe la Constitución del mundo".

Hay leyes similares en muchos países, pero en México el ensañamiento es ejemplar por negativo. En todos los casos, fueron votadas con la participación de todos los partidos.

La Ley Monsanto (mal llamada de "bioseguridad", ya que sólo da seguridad a las
multinacionales), legaliza y aumenta la contaminación transgénica de los cultivos campesinos con genes patentados que pueden llevar a juicios de las empresas contra las víctimas. El horizonte es que poquísimas empresas logren monopolizar las semillas, llave de la cadena alimentaria de todos y elemento imprescindible de la autonomía comunitaria.

Uno de los efectos terribles de la reforma de 2004 a la Ley Nacional de Aguas es que permite la venta --o la concesión-- de las fuentes de agua, incluso en terrenos ejidales y comunales. Para ello, la ley introduce la separación entre la propiedad de la tierra y las fuentes de agua, legalizando que éstas se puedan vender aunque la tierra no se venda.

La ley de recursos genéticos legaliza llanamente la biopiratería. Establece canales para que las empresas monopolicen plantas, insectos, microorganismos y otros componentes de
la biodiversidad. Robo que hacen hace décadas, pero sin cobertura legal. La maniobra es más perversa al introducir como "derecho" que las propias comunidades avalen la venta de la biodiversidad, justificando el monopolio empresarial de bienes colectivos, que además, no estaban en venta.

La iniciativas de ley sobre conocimiento tradicional --y de cambios a la Ley de Propiedad Industrial para patentar conocimientos-- tendrían el efecto de convertir los saberes indígenas en mercancía e incluso ser patentados. Creará nuevas fuentes de conflicto entre comunidades o grupos dentro de ellas, con quienes se arroguen la propiedad de tales saberes, obviamente de carácter colectivo.

La iniciativa de Ley de Consulta a Pueblos y Comunidades Indígenas, irónicamente no consultada con los pueblos, establece que serán unos pocos legisladores y personal "especializado" quienes definan quiénes son los sujetos a ser consultados, en qué y cuándo. Consulta que no implica que serán tomados en cuenta, salvo cuando coincida, realmente o por arreglos técnicos, con lo que los legisladores iban a votar.

Hay una clara intención de no reconocer a los pueblos indios en esa su totalidad que integra tierra, territorios y recursos, formas autónomas de economía, política y cultura. La fragmentación es la clave que fundamenta estas normativas, convirtiendo a los pueblos indios en individuos o comunidades aisladas, poseedores de conocimientos, semillas o plantas; en opinadores de distintos temas (y no en quienes realmente deciden), negando la totalidad esencial de los pueblos, que es mucho más que la suma de sus partes. No reconocen los derechos colectivos e integrales de los pueblos, pero aparentan conceder "derechos" parciales, que contradicen la totalidad y van socavando las posibilidades de

Muchas acciones en que se traducen estas leyes, ya ocurrían de una u otra forma, pero la legalidad tiene el efecto de aportarle a las empresas seguridad, impunidad en los daños y apoyo de los aparatos judiciales y represivos del Estado. Hecho más amenazante a la luz de las reformas propuestas a la Constitución que permitirían al Ejecutivo declarar suspensión de garantías individuales e intervenir ante "tendencias contradictorias de grupos de población que vulneren el orden jurídico". (E. Reyes Lara, La Jornada, 10 de julio).

Quizá abogados expertos hallarán en las leyes brechas utilizables a favor de los pueblos. Un brillante abogado de la región mixe, Hugo Aguilar, lo trasmitía así: "Necesitaríamos en la región unos veinte abogados especializados en diferentes temas, que se complementaran para ejercer una defensa legal. Así tendríamos una batería de argumentos para litigar en cada caso, en el supuesto de que el sistema judicial funcionara imparcialmente. Sólo que por este camino, dejaríamos de ser el pueblo que somos para dedicarnos a ser litigantes".

En el intrincado laberinto legal para privatizar, que legisladores y gobiernos construyen desde fines de los ochenta, todos podríamos ser ilegales. Imaginemos la escena: un comunero se levanta en la sierra, desayuna tortillas con frijoles, toma un té de hierbas, trabaja en la milpa y corta leña para su lumbre. Todos estos actos serían ilegales si su milpa estuviera contaminada con maíz transgénico (del que no pagó regalías), los frijoles fueran mayocoba (con patente en Estados Unidos que podría valer en México en el futuro), las hierbas que utilice para el té podrían ser una de las 85 plantas prohibidas por la Secretaría de Salud en 1999 o, quien sabe, podría estar patentada gracias a un contrato de "acceso"; el agua que bebiera podría venir de una fuente que ya no es de la comunidad, la milpa podría estar en litigio, debido a los márgenes establecidos por el Procede, y tomar leña del bosque ya no sería por acuerdo en la comunidad, sino si se lo permiten el despacho que hizo el plan de manejo del "área prioritaria de servicios ambientales" o la empresa que pagó para usar el bosque como sumidero de carbono.

El ataque es tan vasto que ya no se puede enfrentar desde la legalidad que crean los gobiernos y legisladores, cada vez más, simples administradores de las necesidades de las empresas. Quizá por esto la misma declaración de Zirahuén agrega que los pueblos afirmarán su autonomía en los hechos "declarando como letra muerta desde su nacimiento, esos ordenamientos ilegítimos que nos pretenden imponer".

La Jornada / Ojarasca nro.99, julio 2005, México

Etiquetas: ,

396 ° DOMINGO 24 DE JULIO DE 2005

Puede hacer todas las cosas en forma barata e inagotable
La amenaza de la tecnología enana

Carmelo Ruiz Marrero*

Sus entusiastas dicen que cambiará al mundo más que la revolución industrial y nos permitirá, en un futuro no muy lejano, prácticamente rehacer todas las cosas con las que convivimos. Pero algunas voces hablan de los riesgos de una tecnología que nadie sabrá cómo controlar

La nanotecnología, nombre dado a la manipulación de la materia a nivel nanométrico, promete (o amenaza) cambiar la economía mundial y la vida humana más radicalmente que la revolución industrial, y transformar los alimentos y la agricultura de manera más drástica y profunda que la ingeniería genética.

Sus proponentes proclaman que ayudará a combatir la contaminación ambiental, eliminar las enfermedades y alimentar a los hambrientos del mundo, entre innumerables otros beneficios. Pero los críticos y escépticos de esta nueva tecnología temen que podría extender el control corporativo a los bloques básicos de la materia y desatar inimaginables riesgos al ambiente y la salud humana.

Ilustración Cintia Bolio

"El asunto de la posesión y control de esta tecnología es de primerísima importancia. La manipulación a nano-escala en todas sus formas ofrece un potencial sin precedentes para establecer un arrollador control monopólico sobre los elementos y procesos que son fundamentales para la función biológica y recursos materiales", advierte el Grupo de Acción sobre Erosión, Tecnología y Concentración (Grupo ETC), organización no gubernamental canadiense en un informe sobre nanotecnología y su convergencia con otras tecnologías de punta.

El documento declara que "en años venideros, científicos crearán nuevos elementos y quizás restructurarán y combinarán elementos en modos que no podemos imaginar hoy. Son imposibles de calcular las posibles implicaciones socioeconómicas y ambientales de nuevas formas de materiales nunca antes vistos en la Tierra".

Esto no es ciencia ficción. En 2004 el gobierno de Estados Unidos dio 464 millones de dólares para investigación y desarrollo de nanotecnología y se espera que este año la suma ascienda a mil 240 millones. Los ministerios involucrados incluyen los de Energía y Agricultura, los Institutos Nacionales de Salud y hasta el Pentágono, que ya indaga los posibles usos militares de esta tecnología en asociación con el Instituto Tecnológico de Massachusetts en el Institute for Soldier Nanotechnologies. Entre las corporaciones privadas que ya invierten en este campo están Dupont, Xerox, Toyota, Siemens, Kraft, General Electric y los gigantes de la biotecnología como Syngenta, Monsanto y Bayer Cropscience. A pesar de que ya hay productos de nanotecnología en el mercado, incluyendo agroquímicos y crema para el sol, las organizaciones de la sociedad civil apenas han dicho una palabra sobre esta nueva tecnología.

Los riesgos invisibles

¿Y qué tienen de especial las nanopartículas? Su tamaño y nada más. Cuando los materiales son fragmentados hasta la nanoescala sus propiedades físicas cambian radicalmente. Debajo de la escala de 50 nanómetros dejan de tener aplicabilidad las leyes de la física newtoniana que asociamos con los macro-objetos que vemos y tocamos en nuestro diario vivir y son reemplazadas por las de la física cuántica. Características como color, dureza, reactividad química y conductividad eléctrica pueden variar entre objetos en nanoescala y objetos de mayor tamaño, aunque ambos estén hechos de la misma sustancia. Una sustancia que es azul puede tornarse roja al ser rebanada en pedazos de sólo unos cuantos nanómetros de espesor. También una sustancia relativamente inerte a nivel químico y eléctrico, en grado nano puede aumentar su respuesta reactiva tanto química como eléctricamente.

Un ejemplo de esto es el dióxido de titanio, que es el ingrediente activo de la crema para el sol, pues impide el paso de rayos ultravioleta. Esta sustancia es blanca pero cuando sus partículas son de nanoescala se torna transparente, pero mantiene su capacidad para bloquear la luz ultravioleta. Ya hay en el mercado crema para el sol transparente hecha con nanopartículas de dióxido de titanio.

Por otra parte, el carbono muestra propiedades muy interesantes a nivel nano. Hay científicos decididos a desarrollar aplicaciones prácticas para los nanotubos, que son moléculas de carbono en forma cilíndrica. Los nanotubos son cien veces más fuertes que el acero y seis veces más livianos, y además conducen corrientes eléctricas mejor que el cobre. Las aplicaciones potenciales de este novedoso material para la medicina, la manufactura y las computadoras podrían ser prácticamente ilimitadas.

¿Son peligrosas las nanopartículas? Desde 2001 científicos del Centro de Nanotecnología Biológica y Ambiental de la Universidad de Rice en Estados Unidos advirtieron que nanopartículas se acumulan en los hígados de animales de laboratorio. Esto significa que estas partículas pueden recorrer la cadena alimenticia y acumularse de esa manera en los tejidos de animales y humanos.

Investigaciones realizadas por la inmunóloga francesa Silvana Fiorito demuestran que las células reaccionan a la entrada de partículas foráneas si son de escala micrométrica (un micrómetro es mil nanómetros o una milésima de milímetro) pero no reaccionan a partículas nanométricas aunque sean de la misma sustancia. "La capacidad de evadir el sistema inmunológico puede ser deseable para suministrar medicamentos, pero ¿qué pasa cuando tocan a la puerta nanopartículas no invitadas?", dice el Grupo ETC.

¿Serán las nanopartículas el asbesto del siglo XXI?

Nanotec y más allá

La nanotecnología se discute en círculos científicos por lo menos desde 1959, cuando el físico Richard Feynman (Premio Nobel 1965) propuso la manipulación de átomos individuales en una lectura titulada "There's Plenty of Room at the Bottom". En 1986 el científico Eric Drexler publicó The Engines of Creation, todavía hoy considerado la biblia de los nanotecnólogos.

Los nanotecnólogos ya están mirando horizontes más allá de la producción en masa de nanopartículas y contemplando aplicaciones aún más ambiciosas. Algunos de ellos se disponen a fabricar robots a nanoescala (nanobots) que realizarán una infinidad de faenas incluyendo la auto-replicación. "Nanobots introducidos a nuestro flujo sanguíneo podrían complementar nuestro sistema inmunológico, y buscar y destruir patógenos, células cancerosas y otros agentes causantes de enfermedades", dice el entusiasta inventor Ray Kurzweil. "Podremos reconstruir cualquiera o todos nuestros órganos y sistemas, y hacerlo a nivel celular".

Continúa Kurzweil: "Comida, ropa, anillos de diamante y edificios, todos podrían autoensamblarse molécula por molécula. Cualquier tipo de producto podría ser instantáneamente creado cuando y donde lo necesitemos. De hecho, el mundo podría autorensamblarse para atender nuestras cambiantes necesidades, deseos y fantasías. Para fines del siglo XXI, la nanotecnología permitiría a objetos, como muebles, edificios, ropa, hasta gente, cambiar su apariencia y otras características ­esencialmente cambiar a otra cosa­ en una fracción de segundo".

En las palabras de los profesores españoles Nicolás García García y José Antonio Rausell Colóm: "Se está intentando producir robots mixtos; así como con chips de silicio para las unidades de memoria y con componentes moleculares autoreplicantes para algunas de sus partes móviles. El camino actual es el de la interdisciplinariedad para la fabricación de tales productos mixtos, explorando posibilidades. Se van a utilizar conjuntamente las técnicas de la experimentación genética y de la manipulación nanotecnológica para la producción de moléculas más sencillas que el ADN y que se puedan autoreplicar mas rápidamente y autoensamblarse con las unidades de memoria en diminutos robots con un funcionamiento predeterminado. A esto es a lo que se le denomina GNR (genética-nanotecnología-robótica) en el siglo XXI.

Tales robots se obtendrán por billones, o en el número deseado de unidades, a través de procedimientos genéticos de replicación y autoregulación, una vez que se haya logrado obtener el primer prototipo. Este es el procedimiento que sigue la pauta de la naturaleza, pero tendrá lugar a mayor velocidad, y será difícil de controlar".

Según un informe escrito por García García y el científico Heinrich Rohrer, Premio Nobel de Física, los adelantos inminentes de la nanotecnología harán posibles dentro de pocos años integraciones en terabits (un millón de millón de bits) por centímetro cuadrado. Según ambos científicos, un terabit es igual a la cantidad de memoria de un cerebro humano. "Con tal memoria será posible mantener conversaciones audiovisuales mientras paseamos o ver la televisión con un chip integrado en el ojo, por ejemplo. La conversación podría ser entre un chino y un español cada uno en su propio idioma."

¿Qué tal si nanobots autorreplicantes se reproducen fuera de control? Enfrentaríamos en ese caso peligros y formas de contaminación ambiental imposibles de imaginar hoy. Ya en 1991 el autor Jerry Mander, un favorito de los lectores ecologistas y opuestos a la globalización, advirtió sobre los riesgos de la nanotecnología en su libro In the Absence of the Sacred. Bill Joy, científico principal de la corporación Sun Microsystems, expresó preocupación sobre los peligros potenciales de esta tecnología en un ensayo que lleva el título tétrico de "Why the Future Doesn't Need Us", publicado en la revista tecnófila Wired en 2000.

Según Joy, "Las tecnologías del siglo XXI ­genética, nanotecnología y robótica (GNR)­ son tan poderosas que pueden dar lugar a nuevos tipos de abusos y accidentes". En su ensayo, sostiene que todavía no hemos caído en cuenta de que estas tres tecnologías "representan una amenaza distinta de otras tecnologías que han venido antes", ya que los nanobots y los organismos transgénicos pueden autorreplicarse. "Una bomba sólo puede estallar una vez. Pero un bot se puede convertir en muchos, y rápidamente salirse de control."

Pat R. Mooney plantea que "en un mundo biónico donde se funden la nanotecnología y la biotecnología, veremos biocomputadoras a nanoescala y biosensores capaces de monitorear todo, desde reguladores del crecimiento en las plantas hasta asambleas políticas... ¿Qué pasa si no se puede detener a los nanobots? ¿Qué implicaciones tiene esto para los planes militares y el terrorismo, especialmente el terrorismo de Estado? El propio poder de la nanotecnología de hacer todas las cosas físicas, visibles e invisibles, en forma barata e inagotable, es también la mayor amenaza que conlleva."

¿Y la sociedad civil? A estas alturas del siglo XXI parece que no ha aprendido de los errores estratégicos cometidos en la problemática de los transgénicos. La mayor razón por la cual el mundo, en particular el hemisferio americano, está arropado de millones de hectáreas de cultivos transgénicos es que la sociedad civil entró en el debate muy tarde, cuando la tecnología ya se estaba comercializando masivamente. ¿Se repetirá este error con la nanotecnología y otras tecnologías emergentes?

*El autor es periodista y educador ambiental. Es fundador y director del Proyecto de Bioseguridad de Puerto Rico (


Un nanómetro es una millonésima parte de un milímetro. En un nanómetro caben diez átomos de hidrógeno en fila india, mientras que una molécula de ácido desoxirribonucléico tiene 2.5 nanómetros de ancho. Una célula roja de la sangre humana mide por lo menos cinco mil nanómetros de diámetro, mientras que algunos componentes individuales de los circuitos de una computadora de la compañía Intel son tan pequeños como 130 nanómetros. En una cabeza de alfiler caben cómodamente 900 millones de nanopartículas.

Ya se pueden comprar nanopartículas, en forma de polvo o en solución líquida, y ya se están usando en productos como:

Ilustración Cintia Bolio

• Defensas de carros.

• Pinturas y capas para proteger contra

la corrosión, rasguños y radiación.

• Capas para proteger y reducir deslumbramiento usadas en anteojos y autos.

• Herramientas para cortar metal.

• Cremas para el sol y cosméticos.

• Pelotas de tenis de mayor durabilidad.

• Raquetas de tenis más livianas y fuertes.

• Ropas y lentes a prueba de manchas.

• Ungüentos para heridas y quemaduras.

• Tinta.

• Convertidores catalíticos para automóviles.

Según una página web del gobierno estadunidense dedicada a la promoción de la nanotecnología, ésta ya se usa en aplicaciones electrónicas, magnéticas, optoelectrónicas, biomédicas, farmacéuticas, energéticas y catalíticas.

Etiquetas: ,

lunes, julio 25, 2005

Stem Sellouts

Jesse Reynolds

Recent developments—both technical and political —have once again brought stem cell research to the front pages of newspapers across the country. Sens. Tom Harkin, D-Iowa, and Arlen Specter, R-Pa., are the sponsors of a bill in the Senate that would largely undo President Bush’s restrictive federal funding policies. It’s already passed the House, and is scheduled for a Senate vote this month. But now conservatives are working to dilute support for it by introducing several competing bills that would fund stem cell research that does not destroy human embryos.

Progressives are inclined to react to these reports by strengthening their support of stem cell research as an effective wedge issue to split Republicans. But before we move ahead with simplistic calls for more funding and fewer restrictions, we should pay heed to troubles with California’s new stem cell research agency— and to the larger implications of biotech boosterism.

Jesse Reynolds is the director of the project on biotechnology accountability at the Center for Genetics and Society, a nonprofit organization working to encourage responsible uses and effective societal governance of the new human genetic and reproductive technologies.

Con base en Venezuela, teleSUR, la nueva televisión del Sur, nace de una evidente necesidad latinoamericana: contar con un medio que permita, a todos los habitantes de esta vasta región, difundir sus propios valores, divulgar su propia imagen, debatir sus propias ideas y transmitir sus propios contenidos, libre y equitativamente.

Con base en Venezuela, teleSUR, la nueva televisión del Sur, nace de una evidente necesidad latinoamericana: contar con un medio que permita, a todos los habitantes de esta vasta región, difundir sus propios valores, divulgar su propia imagen, debatir sus propias ideas y transmitir sus propios contenidos, libre y equitativamente.

Frente al discurso único sostenido por las grandes corporaciones, que deliberadamente niegan, coartan o ignoran el derecho a la información, se hace imprescindible una alternativa capaz de representar los principios fundamentales de un auténtico medio de comunicación: veracidad, justicia, respeto y solidaridad. Esa alternativa es teleSUR.

Constituida como una sociedad multiestatal y conformada por una red de colaboradores provenientes de cada rincón del continente, teleSUR pone el talento y la más avanzada tecnología al servicio de la integración de las naciones y pueblos de Latinoamérica y el Caribe. 24 horas de programación, transmitida por enlace satelital desde Caracas, Venezuela, apuntan a la concreción del ideal bolivariano.

Vernos es conocernos, reconocernos es respetarnos, respetarnos es aprender a querernos, querernos es el primer paso para integrarnos. Si la integración es el propósito, teleSUR es el medio.


jueves, julio 21, 2005

Los nuevos conquistadores

Acción Ecológica

Frecuentemente las organizaciones de conservación expresaban interés por la defensa de la naturaleza, financiando de proyectos y creando estratégicas alianzas con comunidades campesinas y pueblos indígenas. Sin embargo las agendas de unos y otros evidencian diferencias cada vez más distantes. Por un lado los Pueblos indígenas mantienen en sus reivindicaciones la protección y defensa de sus territorios que constituyen las fuentes de sustento de su vida. Las agendas de las conservacionistas, por el contrario mantienen las propuestas de establecer Áreas Protegidas en las que las personas deben estar fuera de esos límites para "garantizar la conservación" y desarrollar sus "planes". Si toman en cuenta a las poblaciones locales es en calidad de administradores, guardianes forestales, bajo convenios, planes de manejo ambiental con una serie de condicionamientos establecidos `por ellos. Rara vez las organizaciones conservacionistas apoyan el fortalecimiento organizativo de las comunidades indígenas o campesinas o los conflictos por la tenencia de la tierras.

Se han desarrollado nuevas concepciones sobre el manejo del territorios como son los "Hotspots"* "ecorregiones", "ecosistemas", "paisajes vivientes" "corredores biológicos", redes de conservación" que son manejados por organizaciones de conservación internacionales que significa la creación de grades espacios de conservación que a veces rebasan limites nacionales. Para llevar a acabo estos planes de gran escala se necesitan también financiamientos de gran escala, allí intervienen fundaciones, agencias bilaterales y multilaterales con un despliegue de medios tecnológicos impresionantes. A veces financian estas iniciativas, empresas transnacionales.

En función del proyecto se creo el Área Protegida denominada Territorio Shuar Protegido de Uso múltiple. El concepto de "uso múltiple" deja implícita la existencia de áreas para actividades como la explotación minera. Dentro de este proyecto se ha determinado que el 70% del área este destinada a la Conservación y el 30% "a uso sustentable", cabe recalcar que la Iniciativa Global Minera (IGM) impulsada por las empresas mineras más grandes del mundo argumentan que la minería es una actividad de desarrollo sustentable. Pese a que la minería es incompatible con los objetivos de conservación y supervivencia cultural, en el proyecto mencionado existe la visión de que el Territorio Shuar Protegido de la Cordillera del Cóndor se puede sostener actividades de conservación y reducir al máximo entre otras cosas la explotación minera.


Adital - El importante debate sobre el calentamiento global auspiciado por las Naciones Unidas sólo ofrece una imagen parcial del cambio climático. Aparte de los desbastadores efectos de las emisiones de los gases de efecto invernadero en la capa de ozono, ahora se puede modificar el clima del planeta como parte de una nueva generación de "armas no mortíferas" ultramodernas. Tanto los estadounidenses como los rusos han desarrollado habilidades para manipular el clima mundial.

En los Estados Unidos, el Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia (HAARP) ha perfeccionado la tecnología como parte de la ("Guerra de las Galaxias") Iniciativa de Defensa Estratégica (SDI). Pruebas científicas recientes revelan que el HAARP está en total funcionamiento y tiene la capacidad de provocar posibles inundaciones, sequías, huracanes y terremotos. Desde el punto de vista militar, el HAARP es un arma de destrucción en masa. Potencialmente, constituye un instrumento de conquista capaz de desestabilizar sistemas agrícolas y ecológicos de regiones enteras de una manera selectiva.

Mientras no haya pruebas fehacientes de que se está utilizando esta tecnología letal, seguramente las Naciones Unidas debería tratar el tema de "la guerra ambiental" junto a los debates sobre las consecuencias climáticas de los gases de efecto invernadero…

A pesar del amplio conocimiento científico, el asunto de las manipulaciones climáticas deliberadas con fines militares nunca ha formado parte explícitamente del orden del día de las Naciones Unidas sobre el cambio climático. Ni las delegaciones oficiales ni los grupos ecológicos que participaron en la Conferencia de La Haya sobre Cambio Climático (CO6) (Noviembre 2000) han planteado el amplio tema de "la guerra climática" o "las técnicas de modificación ambiental (ENMOD)" como elemento importante en la comprensión del cambio climático.

El conflicto entre negociadores oficiales, ecologistas y grupos de presión que representan a negocios estadounidenses se centra en la rotunda negativa de Washington a cumplir los compromisos sobre la reducción de dióxido de carbono, contraídos de conformidad con el Protocolo de Kyoto en 1997. Los efectos de las tecnologías militares sobre el clima mundial no son motivos de discusión o preocupación. Los debates en curso, que a penas tratan el tema de los gases de efecto invernadero, benefician los objetivos estratégicos y de defensa de Washington.

miércoles, julio 20, 2005

© Lily Films 2004

Deborah Koons Garcia and Lily Films are happy to announce that The Future of Food will be premiering September 14 at Film Forum in New York City for an exclusive two week run and will play in other theaters nationally immediately afterwards.
We are really excited that our extraordinary grass roots support has enabled us to bring this film to the mainstream and that Film Forum is providing such an excellent platform for this important work.

The Future of Food DVD with special features will be available later in the year.
Any inquiries about The Future of Food should be addressed to

Deborah Koons Garcia is pleased to be working with Cinema Libre Studio and
Good Company Communications to bring The Future of Food to a wider audience.

Thank you!

Servicios ambientales y pueblos indios

Silvia Ribeiro

Desde hace algunos meses, representantes de la Comisión Nacional Forestal (Conafor) entregan a comunidades indígenas, en varias zonas de México, formatos de cartas en las que las comunidades solicitan al gobierno que declare sus territorios -o parte de ellos- "área pritoritaria" para el Programa de Pagos por Servicios Ambientales. Según informa Ojarasca, estas misivas simulan venir de las propias comunidades, con los nombres impresos de las autoridades comunales o ejidales. (Ramón Vera Herrera, Ojarasca número 97, mayo 2005).

La entrega de las cartas es precedida de una reunión "informativa", a la que llegan representantes de la Conafor e instituciones como la Procuraduría Agraria, la Comisión Nacional para el Desarrollo de Pueblos Indígenas, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales y autoridades estatales y municipales. Básicamente dicen a las autoridades comunales o ejidales que firmando estas cartas e integrándose al Programa de Pagos por Servicios Ambientales les pagarán de 300 a 400 pesos por hectárea de bosque, siempre que sigan un plan de manejo forestal autorizado por el gobierno, el cual será monitoreado vía satelite y mediante otras formas que la comunidad debe facilitar. En algunos casos, les explican también que los primeros años será el gobierno el que pagará y luego vendrán empresas que continuarán haciéndolo. Y así, dicen, ellos se convertirán en "empresarios" del agua y del bosque.

Estas cartas, en lugar del entusiasmo que esperaba la Conafor, provocan enojo y rechazo, por lo que consideran una nueva agresión del gobierno disfrazada de beneficio. Una de las razones principales de ello es que lo ven como otro intento de enajenar su territorio. No la tierra, el bosque o el agua por separado, sino el despojo del manejo colectivo y autogestivo que ejercen sobre su territorio, inseparable de la tierra, sus formas de vida, organización, decisión, cultura, es decir, lo que los hace ser pueblos indios.

Quizá esta sea la trampa principal que conllevan estos mecanismos. Se presenta como pago o reconocimiento por algo que las comunidades ya están haciendo: por el cuidado del ambiente, las cuencas, los bosques, la biodiversidad, etcétera. Les prometen recursos económicos que necesitan, por la situación de empobrecimiento en que los han colocado siglos de colonialismo y de políticas de los mismos gobiernos que ahora les ofrecen este "pago". El requisito es que acepten que el manejo del territorio lo puedan decidir instituciones externas a los pueblos, ejidos y comunidades. En muchos casos este "plan de manejo", mediado por despachos o profesionales que se quedan con buena porción de los fondos prometidos, aparentan "no hacer nada" (es decir, dejar intocados los bosques por unos años) o "nada nuevo", porque coincide con el manejo que ya hacía la comunidad. La gran diferencia reside en que sea lo que fuere ya no será por definición de la comunidad o ejido, sino del gobierno, que establece las normas de las "áreas prioritarias" o de quien pague por el servicio ambiental que presta el territorio.

Los recursos de que dispone la Conafor son préstamos que entregan el Banco Mundial y el Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF, por sus siglas en inglés), principales promotores de estas políticas. Su objetivo es consolidar "mercados" de servicios ambientales, es decir, no solamente pagos, sino también cobros por servicios ambientales. Disimulado bajo el aparente reconocimiento de los beneficios que aportan quienes cuidan desde hace siglos los bosques, ríos y biodiversidad, se introduce que bienes comunes, como agua y aire, tendrán que ser pagados por todos los pobladores (además de pagar primero los préstamos que toma el gobierno del Banco Mundial, que engrosan la deuda externa pública) Quien no pueda hacerlo, no tendrá derecho a ellos.

Los pagos de servicios ambientales convierten el manejo del territorio en mercancía, lo someten a las reglas del mercado. ¿Qué pasaría si una comunidad decide que ya no quiere participar en el programa y desea volver a decidir sobre el manejo de su bosque? Según los contratos, además de suspender los pagos programados, serán multados y podrían perder más de lo que recibieron. Pero al estar en "áreas prioritarias de servicios ambientales", será el gobierno el que decidirá qué se puede hacer allí o no. Las comunidades no podrán alegar ni su derecho a consulta, porque ya firmaron al gobierno que "solicitaban" ese "reconocimiento".

Si como aspira la Conafor, quien toma el contrato es una empresa -muy probablemente extranjera, porque quienes entran en esos negocios son las multinacionales más contaminantes, que así justifican la destrucción que hacen del ambiente-, ésta podría demandar indemnización al Estado por incumplimiento de contrato. Si son industrias como Mitsubishi y otras que se dedican al "mercado secundario" de esos servicios -compran contratos de "pagos de servicios ambientales" en países donde salen baratos y los venden a otras empresas en naciones donde se pagan más caros-, hasta pueden alegar "pérdida de ganancias" y aplicar reglas similares a las del capítulo 11 del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Es necesario aceptar y apoyar el aporte que hacen a toda la sociedad quienes cuidan los recursos naturales en sus propios términos, por ejemplo reconociendo sus derechos integrales y colectivos. Estos mecanismos, por el contrario, son nuevas formas de negarlos.

Fuente: La Jornada, México

Etiquetas: , ,

martes, julio 19, 2005

free press

Dear Carmelo:

Thanks to a massive public outcry, we've turned back the latest attack on public broadcasting in Congress. Now we need your help to get the politics out of public broadcasting for good.

Last week, the Senate Appropriations Committee voted to restore more than $100 million that House partisans had stripped from the budget. Now the fight has shifted back to the Corporation for Public Broadcasting -- where party hacks have launched a covert effort to remake public broadcasting into another White House mouthpiece.

Please support the Free Press Action Fund today. Your donation will help us continue our work on this crucial issue and get partisan operatives like Ken Tomlinson out of public broadcasting.

We're not asking for support that would otherwise go to your local station. We're asking for help to put the fate of public media back into the hands of local people.

It's time for the public voice to be heard. CPB Chairman Tomlinson secretly squandered taxpayer money on a witch hunt for signs of "liberal advocacy journalism" at PBS and NPR. Ignoring hundreds of thousands of public complaints, he installed the former co-chair of the Republican Party as the new president of CPB. Term limits will soon end Tomlinson's reign of error, but fellow CPB board members -- and GOP mega-fundraisers -- are waiting in the wings to further his agenda.

CPB's partisan leadership is deciding the fate of public media behind closed doors and in quiet consultation with the White House. Under threat is the quality journalism that's missing from the commercial media. This includes the hard-hitting news and investigative reporting that have earned public broadcasting the trust of a vast majority of Americans.

The only solution is to return power over public broadcasting to the local stations and the people they serve. Free Press, in collaboration with Common Cause and local public television stations, will convene a series of town meetings across the country this fall. These events will give the public an opportunity to speak out and stake a claim to the future of public broadcasting. But we need your help:

Donate now to the Free Press Action Fund.

Without your support, Washington politicians will succeed in muzzling the serious journalism and quality programming that Americans trust.

Please give as generously as you can to put the public back in public broadcasting.

Thank you,

Josh Silver
Executive Director
Free Press

P.S. To learn more about Free Press’ public broadcasting campaign, visit

P.P.S. Want to get involved in the effort to save public broadcasting in your community? Join the Free Press Action Squad.

New from GRAIN
18 July 2005


Now available on the GRAIN website:

This Seedling takes us through a number of experiences and brutal shifts going on with seed laws in different parts of the world today, in the hope of raising further debate and new ideas about how we can support truly autonomous and farmer-controlled seed supply systems. As a complement, we have uploaded many seed laws from the South to the GRAIN website. Visit


Back in the 1960s "seed laws" referred to rules governing the commercialisation of seeds: what materials could be sold on the market under what conditions. Agencies like the FAO and the World Bank played a very strong role in getting developing countries to adopt these seed laws, the main idea, officially speaking, was to ensure that only "good quality" planting materials reach farmers in order to raise productivity and therefore feed growing populations. However, the marketing rules, that the FAO and the World Bank effectively pushed, came from Europe and North America, the very place where the seed industry is in place. And the seed industry produces seeds by specialised professionals and no longer on the farm by farmers themselves. If we look at them today, seed laws are all about repression. They're about what farmers can't do.

Most countries of the world have some kind of seed law or seed regulatory system in place. In the countries of the South, they are largely patterned after the US or European models. Niels Louwaars, a Dutch researcher with the Centre for Genetic Resources in the Netherlands, has been studying and analysing seed laws in developing countries since 1992. He gives some background on how these systems work and highlights a few key issues related to diversity and small farmers' needs.

In Europe, the commercial seed supply system is highly organised and controlled. European law on seed marketing has evolved over the years to ensure that only uniform seeds for industrial farming can be sold on the market, condemning farmers ' seeds and traditional varieties to the black market if not complete illegality. Together with strong intellectual property rules and the production of hybrids, European seed laws lock farmers out of the seed system. This article is an extract from a longer work by Guy Kastler. Kastler is a French farmer involved with the Réseau Semences Paysannes, the Confédération Paysanne and Nature et Progrès. The article focuses on France which has taken the strictest approach to implementing seed laws in Europe, and perhaps the world.


Antonio Onorati, Crocevia In Italy, eight of the 18 administrative regions have adopted their own laws on local genetic resources since 1997. They generally aim to protect and promote traditional plant varieties and animal breeds in local farming systems as a heritage of the region. Since 2000, when the regional law of Latium was adopted, they also establish collective rights over the local genetic heritage. Below is an extract from an interview with Antonio Onorati, President of the Italian development NGO Crocevia, who has been very much involved in this movement.

For the full interview:

For a shortened interview which focuses on the experience with collective rights in Italy:

A new Indian Seeds Bill in 2004 has been circulated by the government of India to overhaul the seed regulatory system. The stated objective of the proposed law is to regulate the seed market and ensure seeds of "quality". With the proposed changes the seed law would be harmonised with other seed laws around the world and ensure the Indian seed market is open to big business. This article clearly demonstrates that the losers are the millions of Indian small-scale farmers, whilst the winners are once again the transnational corporations. Whilst there is enormous pressure on the Indian government to embrace this new law, it is now time to ensure that voices in protest are heard.

Up until the 1990s, seed regulations in Africa were generally organised around public seed programmes, with seed laws, where they existed, mostly limited to import and export restrictions. There was little coordination between countries, with regulations often heavily influenced by the respective donors and very little enforcement on the ground. Indeed, with few exceptions, the vast majority of African farmers have hardly been affected by seed laws or regulations. But out of the larger context of structural adjustment programmes, trade liberalisation, and the consolidation of a transnational seed industry desperate to expand markets, processes have sprouted up over the past decade that are fast-forwarding the implementation of industry-friendly regulations and laws, with scant regard for the impacts on farmer seed systems.

New seed laws are being introduced throughout Latin America. While government intervention in market processes continues to decline in the region, when it comes to seed legislation the states have been laying down some strict laws. These laws vary considerably between each country, but a universal theme that unites them is to provide better protection of private seed varieties developed by companies and sideline farmers’ own seeds. In many cases, farmers’ own seeds are, or will become, illegal.

To complement this special issue of Seedling, many seed laws from developing countries have been uploaded to the GRAIN website within the BRL (Biodiversity Rights Legislation) section. We will continue to update this section as new laws come to light. To see the latest additions to the BRL, visit:



All articles are available in HTML format and we hope to have PDF versions of all articles available in the next few weeks. For printing, simply click on 'Print' to the top-right of the article which will provide a format for easy printing.


Subscribe to Seedling magazine, delivered to your door: